La Lámpara del Ciego


Había una vez un ciego que, al despedirse de su amigo, recibió un regalo.

- ¿Qué me das?... ¿Una lámpara ?. Gracias, amigo, pero yo no la necesito. A ti te puede ser más útil. Para mi no existe diferencia alguna entre luz y oscuridad. 



- Ya lo sé. No es para ver, amigo. Es para que los demás te vean, en la oscuridad, y no tropiecen contigo.

-¡ Ah!. Entiendo. Perdóname. 

  

Se despidió, con un fuerte abrazo de agradecimiento. De regreso a casa, iba caminando, en la oscuridad de la noche, cuando chocó con otra persona.

-¡Huy!
 ...
 

-¡Hay! ...

-¡¿Pero no ha visto mi lámpara...?!
 -Gritó el ciego, muy enfadado-.

-¡Perdone!  Su lámpara estaba apagada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario