EL BANQUERO Y EL PESCADOR

Había una vez banquero que estaba en el embarcadero de un pueblito de la costa, cuando llegó un pequeño bote con un solo pescador. Dentro del bote había varios atunes de buen tamaño. 
-Buena pesca, amigo -dijo el banquero-¿Cuanto tiempo le llevó su captura?
-No acostumbro a llevar reloj- dijo el pescador-, pero calculo que habrán sido un par de horas.  

-Supone mucha habilidad el haber pesado tanto en tan poco tiempo. Si usted dedicara más horas, podría sacar más pescado, ¿no le parece?
-Tengo lo suficiente para satisfacer las necesidades de mi familia.

-¿Y qué hace usted con el resto del Tiempo? ¿Cómo es un día de su vida?, si no tiene inconveniente en contármelo, claro.

-Con mucho gusto. Me levanto tarde, pesco un poco, vendo la pesca a aquel señor que la lleva a la lonja del pueblo, regreso a casa, juego con mis hijos, como, duermo la siesta con Pepa, mi mujer,  y voy al pueblo, todas las noches, donde tomo alguna copa y toco la guitarra con mis amigos. Tengo una vida ocupada y amena.

- Mire, amigo, me parece bien; pero podría poner en rendimiento sus habilidades. Soy un financiero y podría ayudarle. 
-Usted dirá.
-Debería dedicar màs tiempo a la pesca y, con los ingresos, comprar un bote más grande. Con los ingresos del bote más grande podría comprar varios botes, llegando a tener una flota de botes pesqueros. En vez de vender el pescado a un intermediario,lo podrías hacer usted mismo, en un camión que podría comprar. Así, controlaría la producción y la distribución. Deberías salir de este mugriento pueblo e irte a la Ciudad, y allí montar tu empresa en expansión.

El pescador, tras permanecer en silencio unos instantes preguntó:

- ¿Cuanto tiempo tardaría en conseguir  todo eso?
- Unos 12 o 15 años, como mucho.
-Y...¿luego?
-Cuando consiguiera la creación de una importante empresa podría expandir su venta al extranjero, exportar sus productos  y, mejor aún, vender acciones de su empresa y entrar a cotizar en los mercados. Se volvería rico, tendría millones.
- Millones ..., y ¿luego?
- Bueno, luego se podría retirar. Se podría ir a un pueblito en la costa, donde podría dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con sus nietos, comer y dormir la siesta con Pepa, su  mujer,  ir al pueblo, todas las noches, tomar alguna copa y tocar la guitarra con sus amigos. Y tendría  una vida ocupada y amena. 
- Y ¿no es eso lo que hago ya?

No hay comentarios:

Publicar un comentario