LAS PIEDRAS




Había una vez un profesor que, un día, al iniciar su clase, colocó sobre la mesa un gran bote de cristal y, sin mediar palabra, lo fue llenando con piedras de unos tres centímetros de diámetro. Cuando lo hubo llenado,  preguntó a sus alumnos si el bote estaba lleno, y todos dijeron que sí.


Entonces, el profesor tomó una caja con piedras mucho más pequeñas y las fue echando sobre el bote, al tiempo que lo agitaba, de manera que las piedras grandes iban dejando espacio a las más pequeñas, hasta que se llenó del todo.

Nuevamente preguntó a sus alumnos ¿está lleno ahora?… todos volvieron a decir que sí, pero, acto seguido, el profesor tomó una caja de arena, la vertió sobre el recipiente y la arena fue llenando todos los espacios que quedaban entre las piedras del bote de vidrio

Quiero que entendáis - dijo el profesor- que esto simboliza nuestra propia vida. Las piedras grandes son las cosas importantes,  las cosas que dan significado a lo que hacemos.
Las piedras más pequeñas son cosas menos importantes, como el empleo, la casa, el lugar dónde vivimos, etc.
La arena representa todo lo demás, la apariencia de la vida, lo temporal, lo que no tiene valor, las cosas menos importantes. 

Si colocáis la arena primero, no habrá más espacio para el resto. 

(De autor desconocido)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada