INCREIBLE COMESTIBLE


A veinte minutos de Manchester, en un frondoso y abigarrado valle, se está cociendo una sabrosa revolución que responde al audaz nombre de Increíbles y Comestibles. La idea es así de simple: se plantan a discreción verduras, hierbas y árboles frutales en 70 espacios públicos. Se mantienen gracias a la labor de 280 voluntarios que le dedican dos mañanas al mes a la faena. Y todo el pueblo puede servirse gratis y a placer cuando llega la hora de la cosecha.

¿Es un error o una tontería llevarse el dinero a casa?

(Reproducimos el Artículo de Moises Romero, publicado en "La Carta de la Bolsa", el pasado 15 de Junio.)


Alejandra es la directora de uno de los numerosos bancos instalados en uno de los barrios residencial del norte de Madrid. Bancos y cajas de ahorro a mansalva, pero sin clientela dentro. Hace unos días visité su oficina. Antes de llegar al mostrador, me llamó a su mesa. Como viene siendo habitual desde hace cuatro años, las preguntas fueron las mismas:

Persona "Ubuntu"



Un antropólogo propuso un juego a los niños de una tribu africana. Puso una canasta llena de frutas cerca de un árbol y le dijo a los niños que aquel que llegara primero ganaría todas las frutas.