LA RANA. La fuerza de la palabra.

Había, una vez, un grupo de ranas que  viajaban, croando, alegremente, de charco en charco, cuando varias de ellas cayeron en un hoyo muy profundo.