EL SEMBRADOR DE DÁTILES


En un oasis, escondido entre los más lejanos paisajes del desierto, se encontraba el viejo Eliahu, de rodillas, al pie de algunas palmeras datileras.
Su vecino Hakim, el acaudalado mercader, se detuvo en el oasis a abrevar sus camellos y vio a Eliahu sudando, mientras parecía cavar en la arena.
-Que tal anciano? La paz sea contigo.

EL CORTADOR DE ÁRBOLES

 
Había, una vez, hace muchos años, un joven alto y fuerte que había sido contratado por el capataz de una empresa maderera para cortar arboles.