EL CIRCULO 99

Había una vez un rey muy triste que tenía un sirviente, que como todo sirviente de rey triste, era muy feliz. Todas las mañanas llegaba a traer el desayuno y despertaba al rey cantando y tarareando alegres canciones. Una sonrisa se dibujaba en su distendida cara y su actitud para con la vida era siempre serena y alegre.

Un día el rey lo mandó a llamar.

-Paje -le dijo- ¿cuál es el secreto?

-¿Qué secreto, Majestad?

-¿Cuál es el secreto de tu alegría?

-No hay ningún secreto, Alteza.

¿A QUIÉN ESCOGERÍAS?




Una mujer regaba el jardín de su casa y vio a tres viejos con sus años de experiencia frente a su jardín. Ella no los conocía y les dijo: 
- No creo conocerlos, pero deben tener hambre. Por favor entren a mi casa para que coman algo. 

Ellos preguntaron:
- ¿Está el hombre de la casa? 
-No, respondió ella , no está. 
-Entonces no podemos entrar, dijeron ellos.